Columna de columnas nacional (29 nov 17)

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del miércoles 29 de noviembre de 2017. ¿Seis años más de Videgaray?: seis años más de PRI podría aguantarlos, pero no seis años más de Videgaray, reza la frase que circula entre priístas de la cúpula… ¿Cómo hacer competitivo a Midegaray?: está en marcha una campaña bien estructurada para tratar de volverlo competitivo respecto de su principal contrincante, en Twitter y en Facebook… Meade: la selección y construcción de una candidatura…

Rayuela

Las que no se empobrecen son las Afore. Enfrente, los futuros pensionados son ya una bomba de tiempo.

http://www.jornada.unam.mx/2017/11/29/

¿Seis años más de Videgaray?

Muchos han sido los comentarios respecto a la postulación de José Antonio Meade como precandidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, desde la idea de que al ser Videgaray quien prácticamente hiciera el “destape” presidencial del José Antonio Meade, se puede pensar que el Presidente Peña Nieto compartía la toma de decisiones importantes con el actual Canciller, por lo que ante en una eventual presidencia de José Antonio Meade y dada su relación de amistad desde años atrás, no es descabellado pensar que también podría tener alguna injerencia, por lo que en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “una broma que se escucha en los corrillos políticos, tras el destape litúrgico de José Antonio Meade, ilustra la percepción que dejó la postulación del candidato del Partido Revolucionario Institucional, sobre el papel que jugó Luis Videgaray Caso como el artífice, impulsor y ‘destapador’ oficial de la candidatura del ex secretario de Hacienda: ‘Seis años más de Partido Revolucionario Institucional podría aguantarlos, pero no seis años más de Videgaray’, reza la frase que circula entre priístas de la cúpula. Y es que después de que el canciller se arrogó una facultad que el viejo ritual priísta marca como ‘sagrada’ del Presidente, y de las declaraciones de éste sobre ‘despistes y despistados’, la nominación final de Meade confirmó al país que las grandes decisiones de este gobierno siempre fueron compartidas […] entre Peña Nieto y Videgaray, […]. Hoy que ya Meade se registra como precandidato y levanta simpatías y adhesiones lo mismo de panistas ‘rebeldes’ que de empresarios, mientras lo pasan por un forzado ‘baño priísta’ con los arcaicos y huecos sectores del viejo partido, su primer gran reto es ver si entusiasma y gana el voto duro de la militancia y cúpulas tricolores que, por lo bajo, se dicen ‘maltratadas y ofendidas’ por un candidato con evidentes vínculos panistas, pero que quiere ganarse y convencer al priísmo al grito de “háganme suyo”. La primera incógnita es si este economista, con imagen de técnico y funcionario eficiente, y promovido por sus impulsores como político de “trayectoria limpia”, resistirá el golpeteo de una contienda en la que sus adversarios ya empezaron a sacarle expedientes de terrenos comprados y no presentados en sus declaraciones, y en la que él dice representar una ‘opción de futuro’ y busca contrastarse con ‘las ideas del pasado’ que atribuye a Andrés Manuel López Obrador. […]. Hay una anécdota que cuentan de Meade y Videgaray. Cuando éste último dejó el imponente despacho de secretario de Hacienda en Palacio Nacional, en septiembre de 2016, lo primero que hizo Meade, como titular de la SHCP, fue ordenar que le cambiaran el sillón de su escritorio, que dejó su antecesor. Cuando la noticia de la remoción de la silla donde se sentó por cuatro años llegó a Videgaray, entonces fuera del gabinete, le mandó un mensaje a su amigo y sucesor: “¿Cómo que me cambiaste mi silla, por qué?”, preguntó extrañado y con un dejo de reclamo. “Por qué ahora es mi silla y yo soy el que me siento”, le contestó Meade a Videgaray. ¿Se lo podrá repetir ahora que es candidato y, en el hoy eventual caso, de que llegara a ganar la Presidencia?”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/salvador-garcia-soto/nacion/seis-anos-mas-de-videgaray

Cómo hacer competitivo a Midegaray

Al interior del Partido Revolucionario Institucional planean ya una estrategia que les permita colocar de inmediato a José Antonio Meade como un candidato listo para dar batalla en cualquier sector, por lo que la estrategia comienza desde el interior del partido no mostrando descontento interno, y a partir de ahí, hacerlo con una fuerte presencia en redes sociales y colocarlo como rival directo de Andrés Manuel López Obrador, y claro, no permitir que un tercer oponente se sume a la disputa de los votos, lo cual sería perjudicial para sus aspiraciones presidenciales, y del tema, en La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “no tiene roce ni aires populares José Antonio Meade Kuribreña […]. Su formación y ejercicio profesionales le han ganado buena fama en las élites empresariales y financieras, pero ello no se traduce necesariamente en habilidades para conectar en otros ámbitos. […]. Pero está en marcha una campaña bien estructurada para tratar de volverlo competitivo, en especial respecto de su principal contrincante, Andrés Manuel López Obrador. Legiones de operadores de cuentas de Internet, en Twitter y en Facebook, ya han mostrado su contractual disposición para convertir las redes sociales en espacio propicio para el pentasecretario. […]. Desde ahora son perceptibles cuando menos cinco puntos en los que descansa la estrategia política de Meade y sus promotores o manejadores […]: 1) Unidad priísta a toda costa. Los Pinos se ha aplicado en neutralizar las eventuales muestras de descontento interno por la postulación de un candidato externo y, sobre todo, cargado a la derecha y marcadamente alejado de lo que quede de los principios revolucionarios del partido de tres colores. […]. 2) La unidad del aparato Partido Revolucionario Institucional-gobierno busca replicar el modelo de defraudación electoral practicado recientemente en el Estado de México. Los secretarios de Estado y directores de oficinas públicas importantes se responsabilizarán de determinadas regiones, con cuotas de votos por cumplir y el uso sin control de recursos públicos para la promoción de las planillas priístas, sobre todo la relacionada con la Presidencia de la República. 3) Como en el Estado de México, se busca impedir que haya unidad de la oposición manejable, es decir, del Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, aspirantes a formar un dizque Frente Ciudadano por México. El objetivo es que no haya un tercer candidato presidencial que se cuele en el escenario de quienes se supone que serán los dos finalistas: López Obrador y Meade. Así que Margarita Zavala, Jaime Rodríguez Calderón, Miguel Ángel Mancera y Ricardo Anaya podrían ser candidatos, pero mantenidos a raya, en un segundo plano. […]. 4) La irrupción de Meade busca desplazar a López Obrador de la atención mediática y el liderazgo demoscópico. El priísta sin credencial se ha plantado de inmediato como gladiador frente al tabasqueño, acusándolo de ser históricamente destructivo y contraponiendo la presunta capacidad propositiva y constructiva del propio Meade. […]. 5) Se induce el voto del miedo a partir de las circunstancias difíciles que vive el país, en términos económicos y sociales, con un Tratado de Libre Comercio de América del Norte en gran riesgo y la figura siempre amenazante de Donald Trump. Se busca promover la adhesión conservadora de los votantes al malo por conocido, con careta apartidista”.

http://www.jornada.unam.mx/2017/11/29/opinion/008o1pol

La selección de Meade

Raymundo Rivapalacio escribe hoy en El Financiero sobre la forma en que Peña Nieto decidió por José Antonio Meade: “En qué momento el presidente Enrique Peña Nieto tomó la decisión final de apostar por José Antonio Meade para que fuera el candidato del PRI a la presidencia, es algo que sólo él podrá responder. Lo traía en la mente, aseguran cercanos a Peña Nieto, tiempo antes de alejar la celebración de la XXII Asamblea Nacional del PRI prevista para noviembre, del arranque de la precampaña presidencial el 14 de diciembre, y adelantarla a agosto, donde se eliminaron los candados para que un no militante, como Meade, pudiera ser abanderado del partido en el poder. Hermético, Peña Nieto sólo dio una sola señal a sus cercanos de que la consideración sobre Meade era más que una reflexión. Hace dos meses aproximadamente, dijo uno de ellos, Peña Nieto instruyó al jefe del Estado Mayor Presidencial, el general Roberto Miranda, que redoblara la seguridad del entonces secretario de Hacienda. Con nadie más lo hizo. Meade no pertenecía al grupo compacto de Peña Nieto que venía del Estado de México, o los gobernadores Miguel Ángel Osorio Chong, de Hidalgo, y José Calzada, de Querétaro, que habían hecho el trabajo nacional de forjar alianzas que le permitieran ser candidato a la presidencia. Pero como secretario de Hacienda en el gobierno de Felipe Calderón, junto con su subsecretario José Antonio González Anaya, habían ayudado financieramente al Estado de México cuando Peña Nieto era gobernador y su secretario de Finanzas y más tarde presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, era Luis Videgaray, muy cercano a Meade desde el ITAM. Al irse armando el gobierno de Peña Nieto, Meade no estaba predestinado para una posición de alto relieve, aunque no menos importante en la nueva administración. Videgaray lo propuso como jefe de la Oficina de la Presidencia, pero una confusión cambió el rumbo. Semanas antes de llegar a Los Pinos, Peña Nieto le preguntó a su amigo, el entonces embajador en el Reino Unido, Eduardo Medina Mora, qué le gustaría ser en su gobierno. “Estar cerca de mis hijos”, le dijo Medina Mora, que los tenía estudiando en Oregon. El embajador no especificó qué cargo le interesaría, aunque pensaba en la Secretaría de Relaciones Exteriores. Para que estuviera cerca de sus hijos, como deseaba, Peña Nieto lo nombró embajador en Washington, sin saber que era más rápido llegar a Oregon desde la capital mexicana, que desde la estadounidense. Meade llegó así a la Cancillería. La naturaleza del trabajo le permitió establecer una relación más cercana con el presidente, convirtiéndose, en los largos viajes internacionales, en su pareja insustituible en los juegos de dominó. La inteligencia de Meade, la cultura general y una visión integral de todos los temas nacionales e internacionales, sólo rivalizada por Videgaray dentro del gabinete, le fue abriendo las puertas a la confianza de Peña Nieto, quien lo visualizó como prospecto, por primera vez visto, según sus cercanos, cuando lo nombró secretario de Desarrollo Social en agosto de 2015. La renuncia de Videgaray en Hacienda por el fiasco de la visita del candidato presidencial Donald Trump a Los Pinos, lo regresó una vez más, de manera natural pero emergente, a su viejo despacho en Palacio Nacional”.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/la-seleccion-de-meade.html

Meade: la construcción de una candidatura

En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe sobre el proceso y método en que el Presidente Enrique Peña Nieto construyó la candidatura de Jose Antonio Meade: “la candidatura de José Antonio Meade por el Partido Revolucionario Institucional la comenzó a construir el Presidente Enrique Peña Nieto desde 2015, cuando el 27, otra vez su cabalístico 27, de agosto hizo público que le había pedido la renuncia a la cancillería para designarlo titular de Desarrollo Social, con miras a cosechar experiencias que no había tenido en los cargos anteriores, Secretario de Energía y de Hacienda en el gobierno de Felipe Calderón, y de Relaciones Exteriores con él desde el 1 de diciembre de 2012. Ese nombramiento fue el punto de quiebre que nadie vio porque Meade no podía ser candidato priista, lo que al mismo tiempo, desde la óptica del Presidente, lo blindaba de ese desgate. Ni quien lo mencionara. Un año después, el 31 de agosto de 2016, se dio la desafortunada visita de Donald Trump a Los Pinos operada por Luis Videgaray, secretario de Hacienda, el único con contactos en su primer círculo. Fue tal el impacto negativo de la visita, que Peña Nieto tomó la decisión de relevarlo por Meade, que había tenido esa cartera en 2012. Así, lo recibió a las 10 de la noche del domingo 4 de septiembre del mismo 2016, en Los Pinos, para decirle que su tiempo en Sedesol había terminado y sería el nuevo secretario de Hacienda. Él dudó, se sentía cómodo y con destino en Desarrollo Social, pero aceptó. Dos noches después, el martes 6, Peña Nieto había citado a Videgaray para pedirle la renuncia cuando él mismo, que la llevaba escrita, se la entregó y se la aceptó. Al día siguiente, miércoles 7, se oficializó la salida de uno y el nuevo destino del otro. La victoria de Peña Nieto en las elecciones del Estado de México, el 4 de junio, le dio el impulso para llevar adelante su proyecto y hacer la reforma imposible en el Partido Revolucionario Institucional: eliminar el requisito de 10 años de militancia para los candidatos presidenciales que él operó y formalizó sin problema alguno en la asamblea del 12 de agosto, lo que se leyó como el destape de Meade, a lo que siguieron las reformas en sus estatutos y reglamentos. Y el que aquel 12 de agosto no vio en el Palacio de los Deportes quién sería el candidato presidencial, fue porque no quiso. Este domingo 26 el Presidente lo recibió en Los Pinos para escuchar las palabras mayores y al día siguiente, lunes 27, otra vez el cabalístico 27 de Peña Nieto, lo hizo público: Meade será el candidato del Partido de la Revolución Democrática a la Presidencia de la República, el primero sin militancia en la historia de los partidos políticos de México”.

http://www.milenio.com/firmas/joaquin_lopez-doriga/antonio_meade-pena_nieto-luis_videgaray-elecciones-palacio_deportes_18_1075872430.html

Tres candidatos para los panistas

Algo que podría resultar paradójico es que los simpatizantes del Partido Acción Nacional podrían tener tres opciones para votar en las elecciones del próximo año, ya que Ricardo Anaya, Margarita Zavala y José Antonio Meade tienen presente o pasado panista. Hoy en el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “entre 2005 y 2011, varios dirigentes del Partido Acción Nacional decían en voz baja que lo único malo de Enrique Peña Nieto era el partido del que era miembro. Veían en el entonces gobernador mexiquense un cuadro que tenía todas las cualidades de un buen panista salvo el carnet de militante. […].  Un sexenio después se está dando un fenómeno parecido. Muchos panistas comienzan a volver la vista al Partido Revolucionario Institucional con placer culposo y reconocen en José Antonio Meade a un político que quisieran tener en sus filas. Algunos incluso no encuentran problema con reconocer públicamente su simpatía para con el virtual candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional. […]. Si de tener opciones se trata, los votantes y simpatizantes del Partido Acción Nacional no se pueden quejar. Quizá vayan a ser el grupo de electores con mayor número de posibilidades para cruzar la boleta el año entrante. Claro, falta saber si el jefe nacional panista Ricardo Anaya y la ex primera dama Margarita aparecerán en ella, pero hay posibilidades de que sí. No puede asegurarse que se vaya a conformar el Frente Ciudadano por México […], pero el joven político queretano parece tener garantizada al menos la candidatura del Partido Acción Nacional si el Frente se rompe a la mera hora. Y suponiendo que Margarita Zavala alcance las firmas de apoyo que requiere para ser candidata independiente, imagine usted el siguiente escenario: Meade, Anaya y Zavala en la boleta de la elección presidencial. ¿Por quién votarían el militante y el simpatizante promedio del Partido Acción Nacional? Es difícil decirlo, pero resulta probable que ese grupo de votantes se partiría en tres. […]. Otra ironía es que mientras Anaya trata de vender al país la idea de un ‘frente ciudadano’, el Partido Revolucionario Institucional impulsa ya la candidatura de Meade, un hombre sin militancia partidista. Por si fuera poco, el panismo institucional ha tenido que moverse a la izquierda en un afán de concretar su alianza con el Partido de la Revolución Democrática, lo que ha dejado al Partido Revolucionario Institucional con la posibilidad de capturar el espectro ideológico de centro-derecha, donde los panistas suelen sentirse cómodos. ¿Por cuál candidato se sentirán más inclinados a votar los pianistas? ¿Por Anaya, quien ha comenzado a hablar como López Obrador? ¿Por Margarita, quien se llevó los valores más tradicionales de Acción Nacional? ¿O por Meade, quien se fue al Partido Revolucionario Institucional, pero no ha dejado de ser una suerte de poster boy del panismo? […]. El problema es que una competencia real por la candidatura común puede reventar al Frente, igual que lo haría una burda imposición de Anaya, como ya ha advertido Miguel Ángel Mancera. Y si la coalición fracasa, eso dejaría a Anaya a merced de sus críticos internos y frente a una gran paradoja: representar, junto con López Obrador, a la partidocracia en la boleta, mientras que el Partido Revolucionario Institucional y el Partido de la Revolución Democrática llevarían como candidatos a Meade y Mancera, dos ciudadanos sin partido”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/2017/11/29/1204292

Comienza la carrera

Son pocas horas desde que se dio el destape de José Antonio Meade como candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional y ya se comenzó a ver reflejado en algunas de la encuestas. En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “es muy pronto aún para conocer el impacto del destape de José Antonio Meade en la carrera presidencial. Todavía hace unos días los priistas seguían prefiriendo a Miguel Ángel Osorio Chong, quien de manera disciplinada ha expresado su apoyo al virtual candidato de su partido. Sin embargo, cuando menos una encuesta sugiere que el destape ha impulsado al Partido Revolucionario Institucional. El periódico La Razón publicó ayer un sondeo de Gabinete de Comunicación Estratégica, la empresa que preside Liébano Sáenz, presuntamente realizado en las horas posteriores al destape. No sé cuál haya sido la metodología de esta rápida encuesta ni qué tan confiable sea, pero el resultado es interesante. Según el estudio, Andrés Manuel López Obrador de Morena sigue encabezando la carrera por la Presidencia con 28.7 por ciento de las preferencias. Después de meses de estar en tercer lugar, el Partido Revolucionario Institucional pasa ahora al segundo, con su nuevo candidato Meade, que alcanza 23.2 por ciento de las preferencias. El tercer puesto lo ocupa Margarita Zavala, ya no con el Partido Acción Nacional sino como independiente, con 11.5 por ciento. Ricardo Anaya, el presidente del Partido Acción Nacional, viene en cuarto lugar, con 8.1 por ciento, seguido de Miguel Ángel Mancera con 4.3 por ciento y Jaime Rodríguez, El Bronco, con 4 por ciento. […]. Entre los independientes, Margarita Zavala sigue siendo la mejor posicionada, con clara ventaja sobre El Bronco. En la recolección de firmas, sin embargo, ocurre lo contrario. Hasta el 27 de noviembre el gobernador de Nuevo León llevaba reunidas 445 mil firmas, 51 por ciento de las requeridas. Ya está en ritmo para alcanzar las 866 mil que requiere la ley. A pesar de su mayor popularidad, Margarita tiene sólo 244 mil. Son más que los militantes registrados del PAN, es cierto, pero significan que la aspirante está todavía lejos de alcanzar el paso para obtener el total necesario en febrero. La diferencia no hace sino incrementar las sospechas de que El Bronco está usando apoyos indebidos para obtener las firmas. La experiencia nos dice que mucho puede pasar entre el inicio de la contienda y el día de la elección. Pero poco a poco va quedando clara la configuración del arrancadero. Lo más probable es que tengamos un mínimo de cuatro y un máximo de seis candidatos. […]. Esta posibilidad preocupa. México es siempre difícil de gobernar. Lo será mucho más si el ganador obtiene sólo el 30 por ciento de los sufragios. Con una abstención del 50 por ciento, esto significaría que el siguiente mandatario tendría que gobernar con el respaldo de sólo un 15 por ciento de los ciudadanos. Sería un mal comienzo”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=124702&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=124702

¿Vendrá el bipartidismo?

Ante las diversas situaciones que se han vivido al interior de los diferentes partidos políticos en México, después de las elecciones presidenciales se podría tener un escenario completamente distinto al que ahora tenemos. En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, escribe que: “Ricardo Anaya es el culpable de que el Partido Acción Nacional haya perdido la oportunidad de regresar a Los Pinos. Esto lo dijo ayer Ernesto Cordero, senador blanquiazul públicamente peleado, desde hace unos meses, con la dirigencia de su partido. Además, aseguró que su militancia no lo obliga a votar por el Frente, suponemos que menos si Anaya es el candidato. La ruptura al interior de la que hoy se ubica como la tercera fuerza política es evidente. […]. Otros miembros de Acción Nacional, como Rafael Moreno Valle, han comenzado a despedirse de sus posibilidades y aspiraciones ante la indefinición que abraza Anaya con la intención de hacerse de la candidatura del Frente que formó con el Partido de la Revolución Democrática. Mientras tanto, los perredistas andan perdidos, sumergidos en una crisis de identidad criticada desde su interior. Miguel Ángel Mancera también se ha puesto riguroso. Hace un par de días afirmó que si alguien ha construido el Frente Ciudadano ha sido él. Esto también mirando a lo que se cocina en la dirigencia blanquiazul y que parece tener el aval de la presidencia perredista. Lo que en un principio se pensó como una alianza competitiva, comienza a disolverse, llevándose entre los pies a los partidos que lo forman. […]. Sin embargo, en Morena también están ocurriendo cosas. Ricardo Monreal aseguró ayer que no aceptará ningún cargo de gobierno en caso de que Andrés Manuel López Obrador gane la Presidencia en 2018. Hace unos días, el aspirante presidencial afirmó que Monreal está pensado como secretario de Gobernación dentro de su gabinete. […]. A su manera, Monreal asegura que desde donde esté, seguramente el ejercicio profesional privado, ayudará en lo que pueda para que Andrés Manuel López Obrador sea el próximo presidente del país. […]. El pluripartidismo comenzó a desdibujarse. Hoy, claramente, los grupos se están partiendo. Independientemente de quien sea el ganador, vale la pena pensar en qué sucederá en un país en donde el bipartidismo comienza a tomar forma. La única manera de asegurar gobernabilidad es con la garantía de la construcción de diálogo y el consenso democrático. Y eso, sabemos, en uno de los polos ha resultado hasta hoy imposible. Pero a ese polo también le conviene construir acuerdos institucionales para que su opinión importe e incida y no solamente gane titulares en la prensa y en las redes. Para que importe, pues”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/yuriria-sierra/2017/11/29/1204309

El Presidente fake news

Las elecciones presidenciales en México están cerca y ante lo que se prevé como la contienda más cerrada, al menos en la historia reciente en México, las redes sociales van a jugar un papel fundamental por la facilidad que a través de ellas se puede manipular la opinión de los usuarios. En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “hay campañas que se recuerdan por las mapacherías en las votaciones. Hay campañas que se recuerdan por los spots. O por el dinero incontenible que se gastó. Las hay que quedaron marcadas por la guerra sucia. Cada campaña tiene una gama de irregularidades, pero una en particular es la que termina siendo la marca, el sello, lo que más pesó, la novedad. Es0t0oy seguro que la elección de 2018 estará marcada por las fake news, las noticias falsas que circulan y circularán con más ahínco a través de internet y que se han vuelto factor decisivo, factor de manipulación, en la democracia de otros países. En México desde hace tiempo circulan las noticias falsas. Más de un candidato y político siguen viviendo de difundir supuestas verdades de las que no tienen ninguna prueba. Y el público cae. […]. Cuando llegaron las redes sociales prometieron que traerían consigo la libertad plena, que serían la puntilla de muerte a los manipuladores medios de comunicación tradicionales. ¡Tiemblen los periódicos, la tele, la radio! Resultaron peores. Hoy todos sabemos que un trending topic se compra con dinero, y para lo que manejan los políticos, no es tan caro. Que muchas de las opiniones que circulan en Facebook o Twitter son generadas por robots que responden a intereses políticos. Que en Youtube y Whatsapp circulan `informaciones’ que son tan abiertamente falsas que nadie las firma, nadie se hace responsable por ellas. Que existen oficinas repletas de servidores computacionales y programadores que fingen ser muchas personas indignadas, felices, exigentes, descalificadoras, aplaudidoras, dependiendo de lo que quiera el que los contrate. […]. Que no se malentienda. Las redes tienen enormes ventajas en la convivencia social y su complementariedad con los medios de comunicación tradicionales tiene un valor insospechado lo mismo para difundir una noticia de última hora, atender una emergencia o reportar más rápido que nadie un acontecimiento relevante. Una sociedad con redes es mucho mejor que una sociedad sin ellas. Pero hoy sabemos que no hay nada más fácil de manipular que las redes sociales y al mismo tiempo, aún gozan de una gran credibilidad por parte del público. Eso lo van a aprovechar los políticos en campaña para bañar de mentiras que distraigan y orienten la opinión según sus intereses. Será una guerra de redes. Marcará la elección de 2018… y a su ganador que será el próximo presidente de México”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/carlos-loret-de-mola/nacion/el-presidente-fake-news

El Frente Ciudadano sigue vivo

Al interior del Frente Ciudadano se niegan a morir por lo que para la elección de candidato planean que la selección esté a cargo de Arturo Elias Ayub, quien es conocido por ser un muy buen negociador, aunque a decir verdad, luce complicado que lo puedan convencer de participar en el proceso de selección de su candidato, y hoy en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “cuentan que los del Frente Ciudadano por México quieren a un verdadero tiburón para participar en la selección de su candidato presidencial. ¿Quién es? Pues ni más ni menos que el empresario Arturo Elías Ayub, para algunos el mejor negociador del país, además de rockstar de las redes sociales, puma de corazón, yerno de ya saben quién y participante en el reality show ‘Shark Tank México’. ¿Podrán los líderes de Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano hacerle una oferta que lo convenza? Se ve difícil”.

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=124700&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=124700

Para el catálogo de la estulticia

Todo indica que la aprobación de la Ley de Seguridad Interior va a seguir con problemas pues en el Partido Acción Nacional ya advirtieron que no la van a aprobar si no es un mando mixto, en lugar de un mando único, y del tema en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “‘si no se aprueba, y lo digo con claridad, la minuta del mando mixto, no estamos en condiciones de votar la militarización de la seguridad en nuestro país’, amenaza el pastor… ¡de los diputados del Partido Acción Nacional!, Marko Cortés. Desparrama su abismal ignorancia de lo que significa la escamoteada Ley de Seguridad Interior, deslealtad a su partido y vergonzosa ingratitud hacia su más prominente correligionario, Felipe Calderón, quien sacó a los militares de sus cuarteles […] para combatir la narcodelincuencia. Chantajea con una de tantas […] leyes policiacas, ésta de mando mixto […], pese a que hay dos mil 446 alcaldías de tres años, lo que hace nula la continuidad en políticas de seguridad; con policías poco capacitadas o infiltradas por el crimen. Y de ese total, 600 carecen de efectivos, 86 por ciento de los restantes cuenta con menos de 100 uniformados y su salario promedio es de pinches 4 mil 600 pesos. Mejor 32 mandos únicos estatales […] que lidiar con los mil 800 que este despistado quiere conservar.

http://www.milenio.com/firmas/carlos_marin/estulticia-mando_mixto-marko_cortes-ley_seguridad_interior-narcodelincuencia-cdmx_18_1075872434.html

La UNAM, global

Este año, el trabajo del Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue, fue destacado al viajar a más de 70 países y llevar la presencia de la Universidad por el mundo, incluso el mismo Rector reconoce la importancia de la movilidad de la comunidad universitaria, entre profesores, alumnos e investigadores para así poder generar conocimientos e innovaciones tecnológicas, y de esto, en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “en la culminación de un año en que realizó una docena de visitas de trabajo fuera de México, el rector Enrique Graue participa en la ciudad de Hiroshima en la III Cumbre de Rectores México-Japón. Con la presencia de más de 70 instituciones académicas de ambos países. A la par de abrir las puertas de las universidades japonesas para su institución, Graue destacará la importancia de la movilidad de estudiantes, profesores e investigadores para la generación de conocimiento e innovación tecnológica en el mundo. Y aunque los viajes académicos al extranjero forman ya parte natural del plan de estudios de diversas universidades privadas, por su tamaño y relevancia, la internacionalización de la Universidad Nacional Autónoma de México comienza a ser una realidad con sus (muy pronto) 14 sedes fuera de nuestro país”.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2017/11/29/1204308

La tornaboda de Meade

Las muestras de apoyo no paran en favor de José Antonio Meade al interior del Partido Revolucionario Institucional, y es que hoy habrá reunión de la Comisión Política Permanente de ese partido en la cual se espera que también le brinden su apoyo a José Antonio Meade, y de esto, hoy en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “los sectores y los dirigentes del Partido Revolucionario Institucional siguen la tornaboda por el enlace del priísmo con el ciudadano José Antonio Meade, ex Secretario de Hacienda. Nos dicen que los 114 integrantes de la Comisión Política Permanente se reúnen hoy en la sede nacional del partido, para darle oootro sí a don Pepe Toño, para decirle que sí se puede registrar el próximo domingo 3 de diciembre para convertirse oficialmente en precandidato presidencial del tricolor. Entre los integrantes de la comisión, el sonorense Manlio Fabio Beltrones, ex Presidente del Revolucionario Institucional, confirmó su asistencia a la sesión para darle salida al trámite. Total, nos comentan, que el domingo viene la otra parte de la celebración en la que la cargada tricolor anda con muchísimo combustible. ¡Que saquen los vinos y las viandas!, parece el grito de guerra electoral en la sede de Insurgentes Norte”.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/la-tornaboda-de-meade

@loscabareteros

Últimas Notas